Connect with us

Amores

Despídete sanamente de un amor. Cómo enfrentar una separación de pareja

Solteras catolicos amor ven 712366

El despacho del señor Volandas estaba en perfecta armonía con su personalidad. Alhajaban la habitación una alfombra espesísima, un papel cuajado de dibujos de oro en la pared, visillos de encaje en los balcones, una araña magnífica pendiente del techo, un armario negro muy chico, primorosamente tallado, con unas cuantas docenas de libros costosamente encuadernados, y una mesa con poquísimos pero muy ordenados papeles sobre la cual se alzaba una enorme escribanía de plata, que semejaba monumento de Semana Santa. Encima de un velador, junto a un cenicero de bronce, veíanse dos o tres periódicos conservadores, y tirada al descuido, en un sillón, alguna revista que tenía sin cortar las hojas. Entre severo y cariñoso arrancó a su hija la confesión de sus amores.

Semejante vez esté confundiendo las cosas o tal vez si sean lo que pienso. Pero conocí a este macho entre el pero empezó a verlo por ay y platicar de tiempo en cuando al cual en ese momento yo no sentía nada por el y por su comportamiento y expresión pienso que yo le guste o llame la atención. Pero algo a poco con el tiempo empecé a salir en grupo y convivir con el y note que de repente me miraba y cuando me miraba y el estaba con algún conversando el caminaba como hasta adonde yo estaba y me agarra mi hombro o mi brazo. Andado directas diciendo te amo y te quiero mucho etc. Que hago? Siento que aveces me demuestra que si le gusto etc luego de repente es indiferente. Responder Gaby el 23 abril, a las pm Hola yo quiero contarles mi historia soy casada y me e enamorado de un arrapiezo soltero nos vimos varias veces él era muy atento conmigo, con él viví muchas cosas q con mi esposo ya no había, lo avieso es q me enamoré el como una chiquilla de 15 años e terminado con él tiene 2 días. El fue q decidió ya ko vernos por q le confesé q me había enamorado de él y q ya por mi esposo no sentía nada.

Ha dado, pues yo no sé si es necia envidia o si celoen asistir a Leonor, de suerte que no hay momento que no ande al alcance suyo, sus acciones inquiriendo tanto que al sol de sus ojos es la sombra de su cuerpo. Anoche, pues, en su piso entré embozado y secreto, y, haciendo al balcón la seña donde conversar con Leonor suelo, la ventana abrió Leonor, y yo a la ocasión atento llegué a hablarla; pero escasamente la voz explicó el concepto que estudiado y no sabido no me cabía en el pecho, cuando tras ella Beatriz salió, y con esclarecido estruendo la quitó de la batiente, dos mil locuras diciendo, que si yo entendí el estilo con que las dijo, sospecho que fueron que ella a su padre diría el atrevimiento. No sé si me conoció, y así cuidadoso temo el conocer o no saber en qué ha parado el suceso, por cuya amovible no voy a visitarle, temiendo a dejar de ir me resuelvo, porque si acaso ha llegado a su noticia mi intento, la vida del dueño mío no dudo que corra riesgo. Y así, porque en irme o estarme hay peligro, elijo un medio, que es enviar este papel disimulado y secreto, que aun no va de letra mía, para cuyo efecto quiero a Moscatel que le lleve, valiéndose de su ingenio, y se la dé a Inés, asistenta de Leonor, porque no siendo conocido por criado mío, no hay que tener miedo.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.